Problemas Comunes

Cuando los dientes o los maxilares de una persona no se corresponden de una manera adecuada, se necesita el tratamiento de ortodoncia para alinear los dientes y lograr una función ideal. Estos problemas, llamados por lo general maloclusiones (malas mordidas) pueden provocar dificultad para hablar, desgaste prematuro de los dientes en su esmalte, e incluso, incrementa el riesgo de algún daño a dientes y articulaciones si se deja sin tratar.

Mordida cruzada:

En este caso el maxilar inferior (mandíbula) se extiende por delante del maxilar superior, provocando que los dientes anteriores inferiores queden por delante de los superiores.

Espaciamientos:

Causado por ausencias de dientes o por anomalías en el tamaño de éstos.

Protrusión de dientes anteriores superiores:

La apariencia y función de sus dientes son alterados por la protrusión de dientes anteriores superiores. Se caracteriza por que este grupo de dientes se extiende muy hacia delante, o bien, que los dientes anteriores inferiores se encuentren muy por detrás de su posición normal.

Apiñamiento:

Ocurre cuando no hay el suficiente espacio para los diente en la boca del paciente. Muchas veces puede corregirse con expansión evitando extracciones dentales.

Mordida cruzada:

Aquí los dientes superiores se encuentran asentados por detrás de los inferiores, lo cual puede provocar desgastes dentales e incluso crecimiento mandibular más acentuado de un lado que del otro.

Sobremordida vertical:

En esta sobremordida los dientes superiores anteriores se extienden sobre los dientes anteriores inferiores, y algunas veces causa que estos dientes inferiores muerdan en el techo de la boca (paladar).

Mordida abierta:

La masticación es afectada por la mordida abierta, que consiste en que los dientes anteriores tanto superiores como inferiores no se toquen entre sí. Puede ser provocada por hábitos como el chuparse el dedo o hábito de lengua.